Derechos
Cuento El primer Resfriado
Me duelen los ojos, me duele el cabello,
me duele la tonta punta de los dedos.

Y aquí en la garganta, una hormiga corre
con cien patas largas.

¡Ay, mi resfriado! Chaquetas, bufandas,
leche calentita y doce pañuelos
y catorce mantas y estarse muy quieto
junto a la ventana.

Me duelen los ojos, me duele la espalda,
me duele el cabello, me duele la tonta
punta de los dedos.

Celia Viñas Olivella